translation missing: es.general.accessibility.skip_to_content
¿Eres una Veterinaria o Pet Shop?
¡Regístrate y obtén descuentos de mayoreo!
Inicia Aquí
Vitaminas para gatos mayores: Beneficios de la suplementación con B12

Vitaminas para gatos mayores: Beneficios de la suplementación con B12

Las vitaminas para gatos mayores pueden evitar que se produzca un deterioro de la salud del animal. Analizamos por qué se produce la deficiencia de cobalamina en los gatos y los efectos de su suplementación por vía oral.

Los gatos necesitan un aporte constante de vitaminas y minerales, las cuales deben provenir de una dieta completa y balanceada. Sin embargo, en los gatos mayores que sufren enfermedades asociadas a un síndrome de malabsorción pueden producirse pérdidas de nutrientes solubles en agua, como la vitamina B12.

La vitamina B12 en gatos mayores

La cobalamina es una vitamina soluble en agua que interviene en diferentes reacciones bioquímicas y enzimáticas del organismo, por lo que su deficiencia causa trastornos metabólicos y clínicos. No hay que olvidar que los daños que provoca el estrés oxidativo desempeñan un papel protagonista en diferentes enfermedades, por lo que una deficiencia de nutrientes antioxidantes tendrá un efecto negativo sobre el sistema inmunitario y otros marcadores de salud.

En los gatos, la absorción de cobalamina depende fundamentalmente de la función pancreática y la salud de la mucosa del intestino delgado. Las patologías gastrointestinales pueden reducir la semivida de la vitamina B12 de 13 a 5 días, lo que indica un recambio demasiado rápido que haría que los gatos sean más susceptibles que otras especies a desarrollar una deficiencia de esta vitamina. 

Más tarde, investigadores de la Universidad de Texas A&M, confirmaron que la deficiencia de cobalamina es una anomalía frecuente en gatos con signos clínicos de enfermedad del tracto gastrointestinal. Hallaron una prevalencia elevada (60 %) de cobalaminemia por debajo de lo normal (< 900 ng/L) en 80 gatos con trastornos gastrointestinales acompañados de pérdida de peso, diarrea, vómitos, anorexia e hiperplasia intestinal.

Los gatos con niveles de vitamina B12 por debajo de lo normal fueron diagnosticados con enfermedad inflamatoria intestinal (IBD), linfoma intestinalcolangiohepatitis, colangitis o pancreatitis. Por tanto, los investigadores sugieren que la concentración de cobalamina sérica pueda ser un marcador de enfermedad gastrointestinal subclínica y recomiendan darle seguimiento en la evaluación rutinaria en gatos mayores.

Suplementación de vitamina B12 en los gatos

Los niveles de vitamina B12 en los gatos mayores disminuyen independientemente de la dieta, sobre todo en las hembras. Por eso se recomienda un aporte complementario de cobalamina a todos los gatos que sufran una enfermedad gastrointestinal y cuyas concentraciones de cobalamina sérica sean inferiores a 300 ng/L.

En la actualidad, el protocolo recomendado es el aporte complementario parenteral durante 4 semanas, el cual puede mejorar el peso corporal y reducir la frecuencia de la diarrea y los vómitos. Sin embargo, el grupo de investigación liderado por Anna Salas analizó a 11 gatos con edades comprendidas entre los 11 y 18 años que tenían niveles de cobalamina bajos (<290pg / mL) y signos compatibles con un linfoma intestinal. A un grupo le administraron cianocobalamina vía subcutánea (250 µg/semana) durante 6 semanas y una dosis extra 4 semanas después. Otro grupo recibió cianocobalamina por vía oral (100 µg/d) durante 10 semanas.

Las investigadoras tomaron muestras de sangre antes de la suplementación y tras 6, 10, 14 y 18 semanas. A la sexta semana, todos los animales tenían niveles de cobalaminemia normales (844-8679 ng/mL). Por tanto, la suplementación oral de cobalamina (100 µg/día) parece ser efectiva para normalizar los niveles de vitamina B12 sérica en gatos hipocobalaminémicos.

 

Referencias:
1. Simpson, K. W. et. Al. (2001) Subnormal concentrations of serum cobalamin (vitamin B12) in cats with gastrointestinal disease. J Vet Intern Med; 15(1): 26-32.
2. Ruaux, C. G. et. Al. (2005) Early biochemical and clinical responses to cobalamin supplementation in cats with signs of gastrointestinal disease and severe hypocobalaminemia. J Vet Intern Med; 19(2): 155-160.
3. Jaillardon, L. et. Al. (2015) Feline hypocobalaminemia: epidemiological, clinical and biological study of 259 cats. 25th ECVIM-CA Congress; Lisboa, Portugal.
4. Hill, S. A. et. Al. (2018) Effect of age, sex and body weight on the serum concentrations of cobalamin and folate in cats consuming a consistent diet. J Feline Med Surg; 20(2): 135-141.
5. Salas, A. et. Al. (2018) Comparison of Oral and Parenteral Cobalamin Supplementation in Cats with Subnormal Cobalaminaemia. En: ResearchGate.
Artículo anterior Uveítis en perros: diagnóstico y tratamiento
Siguiente artículo Verrugas en perros: revisión de la papilomatosis canina

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.

*Este campo es requerido