translation missing: es.general.accessibility.skip_to_content
¿Eres una Veterinaria o Pet Shop?
¡Regístrate y obtén descuentos de mayoreo!
Inicia Aquí
Vena safena en perro: una alternativa para la venoclisis

Vena safena en perro: una alternativa para la venoclisis

El acceso venoso periférico es uno de los procedimientos rutinarios realizados con mayor frecuencia en las consultas veterinarias. En la especie canina los vasos a los que se recurre con mayor frecuencia en función del motivo de la venopunción son la vena yugular externa, la vena cefálica o la vena safena lateralAunque tradicionalmente esto era algo que hacían los veterinarios, con la cada vez más amplia incorporación de los auxiliares a las consultas y hospitales, es este personal el que se encarga de realizar las venoclisis en la mayoría de ocasiones. 

En cualquier caso es importante que tanto unos como otros estén familiarizados con las ventajas y desventajas que puede tener la selección de un vaso u otro al considerar el acceso vascular.

Recuerdo anatómico de la vena safena en perro

La vena safena lateral es gran vaso del miembro posterior. Recoge la sangre de la superficie flexora del tarso a través de su rama craneal y de la superficie lateral del tarso mediante su rama caudal. La rama craneal tiene unos 2-4 mm de diámetro. Se inclina caudalmente en su trayecto desde la zona más distal del miembro, presentando un curso oblicuo a lo largo de la superficie lateral de la tibia distal, siendo está la zona elegida para realizar la venopunción de la vena safena en perro.

Cerca del tendón calcáneo recibe a la rama caudal (más pequeña) y se transforma en la vena safena lateral, que también recibe sangre de una pequeña vena tributaria de la piel que cubre la tuberosidad del calcáneo.

La vena safena lateral continúa su curso subcutáneo más proximal por la cara caudal del músculo gastronemio a nivel del ganglio poplíteo en la cara caudal de la rodilla. Discurre en profundidad al ganglio y sigue el septo intermuscular entre el músculo bíceps femoral y el semitendinoso para terminar drenando en la vena femoral caudal distal a nivel de la fosa poplítea.

Indicaciones para la venoclisis de la vena safena en perro

La venoclisis se realiza con varias finalidades: obtención de muestras de sangre con fines diagnósticos, administración de fármacos o fluidos con finalidad diagnóstica o terapéutica y, monitorización de procedimientos o constantes.

La principal ventaja de acceder a la vena safena en perro es que se trata de un vaso que se visualiza fácilmente. De hecho, en perros de pelo corto en muchas ocasiones la vena safena lateral es visible incluso sin recurrir a la compresión. Por el contrario, se trata de una vena muy móvil, lo que puede hacer que el acceso resulte algo más complicado de lo que podría hacer pensar su fácil identificación. Por ello, cuando se accede a la vena safena es importante tensar la zona donde se va a hacer la punción, para intentar minimizar el movimiento del vaso a través del tejido subcutáneo. 

Aunque la venoclisis se considera un procedimiento sencillo, es importante seguir unas normas básicas. De modo general, la venopunción debe hacerse lo más distal posible. Así, si surgen complicaciones y son necesarias más punciones, éstas pueden hacerse en zonas más proximales. 

La higiene de manos es esencial y se recomienda el uso de guantes. El rasurado de la región y la compresión del vaso (siempre < 1’) facilitan su visualización, al igual que humedecer la zona con alcohol, si bien es importante que en caso de realizar una extracción de sangre se evite que la muestra se contamine con alcohol porque puede producir hemólisis. 

El procedimiento de venopunción debe ser lo más aséptico y rápido posible. Generalmente está exento de complicaciones, pero pueden producirse hematomas si la aguja no está correctamente insertada en el vaso, o si ambas paredes del vaso son atravesadas con la aguja. Aunque no es frecuente, se han descrito síncopes vasovagales durante la realización de flebotomías, sobre todo en pacientes cardiópatas. Las flebitis son infrecuentes si se usan técnicas asépticas. La asepsia es especialmente importante cuando la venoclisis se hace con la intención de dejar colocado un catéter, que debe ser revisado periódicamente. Si se va a obtener sangre para determinación de parámetros bioquímicos, además de considerar el efecto del ayuno y de evitar la hemólisis, es muy importante reducir el estrés del paciente, porque en esas situaciones pueden alterarse los valores de algunos parámetros como amoniaco, creatininquinasa, creatinina y glucosa.

Conclusiones

La vena safena en perro es un vaso grande del miembro pelviano, en general fácilmente identificable, que puede ser usado para procedimientos de venopunción en esta especie. El principal inconveniente que presenta su acceso es que se trata de un vaso con un grado de movilidad importante. En cualquier caso, y con una inmovilización correcta puede ser usado para los mismos procedimientos de acceso venoso que otros vasos periféricos. 

Bibliografía
1. Merrill L (2017). Venous and Arterial Puncture. En Ettinger SP, Feldman EC, Cote E. (eds). Textbook of Veterinary Internal Medicine. 8th ed. Elsevier: 885-893. 
2. Bezuidenbout AJ. (2013). Veins. En Evans HA, de Lahunta A. (eds). Miller’s Anatomy of the Dog. 4th ed. Elsevier: 505-534. 
3. Hughes D, Beal MW. (2000). Emergency vascular access. Vet Clin North Am Small Anim Pract.; 30: 491-507.
Artículo anterior Brucelosis canina: ¿una enfermedad ignorada?
Siguiente artículo Anaplasma en perros: consideraciones a tener en cuenta

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.

*Este campo es requerido