translation missing: es.general.accessibility.skip_to_content
¿Eres una Veterinaria o Pet Shop?
¡Regístrate y obtén descuentos de mayoreo!
Inicia Aquí
Reacción alérgica en perros: ¿que hago?

Reacción alérgica en perros: ¿que hago?

La reacción alérgica en perros podría definirse como una reacción de hipersensibilidad, debido a una respuesta inmunológica específica mediada por anticuerpos o células. A su vez, la hipersensibilidad se ha definido como la sensibilización inmunológica de un individuo tras la exposición repetida al agente causal (alérgeno). 

Esta sensibilización se manifiesta como una reacción excesiva o inapropiada que causa daño a los tejidos y/o sistemas orgánicos, y origina las manifestaciones clínicas de la hipersensibilidad y de las enfermedades alérgicas.

Tipos de reacción alérgica en perros

Las distintas reacciones de hipersensibilidad fueron clasificadas por Gell y Coombs en 1963 en 4 grupos, si bien es posible que en una misma enfermedad clínica puedan estar implicadas varios tipos de reacciones.

HIPERSENSIBILIDAD TIPO I (INMEDIATA)

Es consecuencia de la interacción entre la sustancia que actúa como alérgeno y las IgEs presentes en la superficie de los mastocitos, causando la degranulación de estos últimos y la subsiguiente reacción inflamatoria aguda. El angioedema, la urticaria y la anafilaxia son ejemplos de este tipo de reacción. En cualquier caso la anafilaxia verdadera no debe ser confundida con las reacciones anafilactoides a fármacos, en las que una droga induce la liberación de moléculas proinflamatorias sin que exista una respuesta específica del sistema inmune, como ocurre por ejemplo en algunos pacientes tras la administración de determinados opiáceos. 

HIPERSENSIBILIDAD TIPO II (CITOTÓXICA)

Es debida a la destrucción de las células diana causada por los efectos de los anticuerpos, generalmente IgG e IgM y de moléculas del complemento. La anemia hemolítica inmunomediada o la trombocitopenia inmunomediada son ejemplos de esta reacción.

REACCIÓN TIPO III

Es consecuencia de la formación de inmunocomplejos antígeno/anticuerpo e incluye enfermedades como el lupus eritematoso, vasculitis, y nefritis o glomerulonefritis. 

REACCIÓN DE TIPO IV (RETARDADA)

No está mediada por anticuerpos, sino por células inflamatorias (principalmente linfocitos T y macrófagos) que liberan sustancias proinflamatorias específicas y diversas citoquinas. El eritema multiforme, la artritis reumatoide o las dermatitis de contacto son ejemplos de este tipo de reacción. 

La información que sigue a continuación hace referencia a las reacciones tipo I caracterizadas por la presencia de urticaria y/o angioedema.

Cuadro clínico y diagnóstico diferencial

El término urticaria define la presencia de ronchas (elevaciones circulares y bien circunscritas de la piel, de 0,5-3 cm) debido a un edema de la dermis. El angioedema se define como una inflamación severa de la región distal de un miembro o de la cabeza debido a un amplio edema de la dermis y el tejido subcutáneo, y que en caso de afectar a las vías respiratorias puede causar dificultad respiratoria al paciente. 

Causas

Las causas más frecuentes de este tipo de reacción alérgica en perro son las reacciones a insectos o arácnidos. Algunos fármacos como la vitamina K, amitraz, ivermectina, doxorrubicina o diversas vacunas han sido implicadas ocasionalmente en casos de urticaria y angiodema. Comparado con otras reacciones alérgicas en perro, como la atopia o la dermatitis alérgica a la picadura de pulga, la urticaria y el angioedema son mucho menos frecuentes. 

La mayoría de estos casos son de presentación aguda y causan preocupación al propietario, que suele requerir asistencia veterinaria urgente. En ocasiones los propietarios son capaces de establecer una relación temporal entre la aparición de la reacción y el contacto con el alérgeno (vacuna, picadura insecto). El prurito, contrariamente a lo que se pudiera pensar en estas reacciones, puede estar presente o no. 

Las lesiones de la urticaria se consideran patognomónicas siempre y cuando se diferencien de otras de apariencia similar, como la foliculitis estafilocócica en perros de pelo corto. El angioedema debe diferenciarse de la celulitis, celulitis juvenil, mordeduras de serpiente, linfedema o neoplasias. 

En pacientes que presentan este tipo de reacciones con frecuencia, es importante intentar encontrar la causa desencadenante. En estos casos se indica realizar un examen coprológico para detectar posibles parásitos intestinales, así como un ensayo dietético con dieta de exclusión, test intradérmico o serología de IgE para detección de alérgenos potenciales, test con hielo en caso de sospecha de urticaria inducida por frío, o incluso biopsia cutánea. 

Tratamiento

A pesar de lo impactante que puede resultar para los propietarios, muchas de estas reacciones alérgicas en perros no revisten gravedad (salvo la anafilaxia) y son autolimitantes, desapareciendo en 12-48 horas. Sin embargo, en aquellos pacientes que son presentados a consulta se recomienda intentar identificar y eliminar (si es posible) el agente causal, así como tratamiento sintomático. 

Normalmente el tratamiento se basa en la administración de glucocorticoides (prednisona, metilprednisolona o dexametasona) durante 2-3 días. Los antihistamínicos clorfeniramina, clemastina, hidroxicina) se consideran ineficaces para el control de la inflamación aguda, pero podrían resultar útiles para prevenir futuras reacciones en casos en los que se sospeche persistencia del alérgeno en el entrono del animal. En pacientes con angioedema severo y dificultad respiratoria se indica hospitalización y administración de adrenalina.

Conclusiones

Las reacciones alérgicas en el perro suelen causar preocupación a los propietarios. Aunque en general no revisten gravedad y suelen ser procesos autolimitantes, la presencia de urticaria o angioedema es motivo frecuente de consulta en los servicios de urgencia. El tratamiento sintomático suele ser eficaz en todos los casos, pero siempre es importante intentar identificar el agente causal. 

Bibliografía
1. Halliwell R, the International Task Force on Atopic Dermatitis. (2006). Revised nomenclature for veterinary allergy.  Vet Immunol Immunopathol; 114: 207-208.
2. Day M. (2014). Introduction: the inmunological basis of allergic disease. En Noli C, Foster A, Rosenkrantz W (eds). Veterinary Allergy. Willey Blackwell: XV-XXI.
3. Voie KL, Campbell KL, Lavergne SN. (2012). Drug hypersensitivity reactions targeting the skin in dogs and cats. J Vet Intern Med; 26: 863-874.
4.Tizard IR. (2013). Type I Hypersensitivity. En Tizard IR (ed). Veterinary Inmunology. Elsevier Saunders: 326-345.
5. Hill P. (2014). Canine urticaria and angioedema. En Noli C, Foster A, Rosenkrantz W (eds). Veterinary Allergy. Willey Blackwell: 195-200.
6. Gershwin LJ. (2018). Adverse reactions to vaccination: from anaphylaxis to autoimmunity. Vet Clin North Am Small Anim Pract; 48: 279-290.

 

Artículo anterior Problemas respiratorios en perros ¿por dónde empezamos?
Siguiente artículo Enfermedades más comunes en cachorros

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.

*Este campo es requerido