translation missing: es.general.accessibility.skip_to_content
¿Eres una Veterinaria o Pet Shop?
¡Regístrate y obtén descuentos de mayoreo!
Inicia Aquí
Parásitos en gatos: Los más comunes y cómo identificarlos

Parásitos en gatos: Los más comunes y cómo identificarlos

Los parásitos intestinales en gatos son probablemente uno de los motivos de consulta veterinaria más frecuente.  

Los síntomas pueden variar dependiendo del tipo de parásito que presenten ya que no todos poseen las mismas características ni atacan los mismos órganos, los gatos infectados pueden tener una variedad de síntomas o no presentar ninguno, es importante estar atentos a las manifestaciones clínicas más comunes, tales como: 

  • Pérdida de peso      
  • Anemia
  • Pelaje sin brillo
  • Abdomen inflamado
  • Vómitos
  • Heces oscuras
  • Gastritis
  • Mala absorción alimentaria
  • Apatía
  • Diarrea con sangre y/o acuosa

La forma de contagio es por ingestión de huevos que se encuentran en la materia fecal y contaminan el césped o el material absorbente de la bandeja sanitaria. Las larvas nacen en el intestino, allí se multiplican y vuelven a eliminar sus huevos en la materia fecal.

Los principales parásitos helmintos que infestan a los gatos son:

  • Áscaris: Son gusanos redondos que miden entre 4 y 8 cm de largo. Se contagian por ingestión de huevos y pueden transmitirse de madre a hijos mediante la lactancia. Estos parásitos se multiplican en el intestino y sus larvas migran por el hígado y los pulmones antes de alojarse en el intestino delgado, formando grandes ovillos que pueden causar una obstrucción. Los huevos pueden vivir hasta 3 años en el ambiente esperando las condiciones favorables para continuar su ciclo. 
  • Anquilostomas: Son gusanos redondos pequeños, de 1 cm aproximadamente. Se contagian por ingestión de huevos o de larvas. Pueden provocar gastroenteritis en gatos con alta carga parasitaria. 
  • Tenias: Son gusanos chatos, el primero se contagia por ingestión de pulgas y piojos contaminados y el segundo por ingestión de pequeños roedores y a veces conejos. No suelen provocar enfermedades clínicas ni se transmiten a las personas. Periódicamente se eliminan junto con la materia fecal los huevos contenidos en pequeños segmentos que se ven a simple vista sobre la material fecal o alrededor del ano; similares a granos de arroz blancos o rosados. 
  • Hidatidosis: Son otro tipo de tenias que no causan enfermedades graves, pero sus larvas pueden afectar a las personas formando grandes quistes en distintos órganos. Es casi imposible diferenciarlas de otras tenias en el análisis de materia fecal, pero son eliminadas por los medicamentos que se usan normalmente para las demás tenias. La hidatidosis es más frecuente en zonas rurales, especialmente si se dan las vísceras crudas de ovejas y cabras a los perros y gatos.

A muchos dueños de mascotas les resulta difícil  saber o estar seguros de que su gato este infectado de parásitos, por lo que es importante mencionarles que deben estar pendientes y siempre llevar a su mascota a un chequeo médico anual o semestral, por el bien de su salud y recomendarles una correcta desparasitación cada tres meses. 

Siguiente artículo ¿Sabías que los gatos necesitan consumir más proteínas que los perros?

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.

*Este campo es requerido