translation missing: es.general.accessibility.skip_to_content
¿Eres una Veterinaria o Pet Shop?
¡Regístrate y obtén descuentos de mayoreo!
Inicia Aquí
Operación gata esterilización: Ovariohisterectomía u ovariectomía

Operación gata esterilización: Ovariohisterectomía u ovariectomía

Para esterilizar a las gatas se puede realizar una ovariohisterectomía u ovariectomía. Analizamos ambos procedimientos teniendo en cuenta las posibles complicaciones y sus efectos a corto y largo plazo.

La operación para la esterilización de las gatas es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes en la práctica veterinaria pues no solo previene las camadas indeseadas, sino que también elimina las conductas sexuales molestas, reduce el riesgo de padecer diferentes enfermedades del tracto reproductivo y aumenta la expectativa de vida del animal.

Para esterilizar a las gatas se recurre a dos técnicas diferentes: la ovariohisterectomía (OVH) y la ovariectomía (OVE). Ambas necesitan técnicas quirúrgicas similares, pero las incisiones en la piel y la fascia son considerablemente más pequeñas y localizadas en la OVE. En el caso de la OVH, se ligan los vasos sanguíneos que van al ovario y el útero, extrayendo también este último.

En algunos países, como Estados Unidos y Canadá, existe una marcada preferencia por practicar la OVH mientras que en algunos países europeos los veterinarios prefieren realizar una OVE, probablemente debido a ventajas como una incisión quirúrgica más pequeña y menos manipulación quirúrgica, lo cual podría acarrear menos complicaciones intra y postoperatorias.

Comparación entre la ovariohisterectomía y la ovariectomía en gatas

Un estudio publicado en la Journal of the American Veterinary Medical Association concluyó que hasta el momento no existe ninguna evidencia científica que indique que es mejor extirpar los ovarios y el útero que solo los ovarios, señalando que la ovariectomía es tan eficaz como la ovariohisterectomía como técnica de esterilización y no reporta ninguna desventaja, pudiendo reducir las complicaciones que implica la manipulación del útero.

De hecho, otro análisis realizado por la Dra. Bentley apuntó que las complicaciones técnicas de la OVE y la OVH son bastante similares. Respecto a sus efectos a largo plazo, se considera que ambos procedimientos son eficaces para prevenir la piometra y el tumor uterino en gatas, ya que se trata de enfermedades mediadas hormonalmente. En ambos casos también existe un riesgo similar de sufrir incontinencia urinaria debido a la ausencia de estrógenos.

Un estudio reciente y exhaustivo llevado a cabo por el equipo del Dr. Pereira en la Universidad de Sao Paulo llegó a conclusiones bastante similares. Estos investigadores analizaron el dolor postoperatorio y las complicaciones a corto plazo en gatas sometidas a OVH y OVE. Realizaron un estudio aleatorizado, ciego y prospectivo en 20 gatas, a la mitad de las cuales se les practicó una OVH y a la otra mitad una OVE.

Evaluaron el nivel de dolor antes de la cirugía y después de 1, 2, 4, 8, 12 y 24 horas del procedimiento basándose tanto en escalas de dolor y sedación como en los parámetros fisiológicos y los niveles de glucosa en sangre. Evaluaron además las posibles complicaciones en el postoperatorio temprano y más tarde, a los 7 y 10 días.

Tal como se describe en este artículo del Dr. Pereira, los investigadores apreciaron que los cambios en los parámetros cardiovasculares no fueron clínicamente relevantes, pero las gatas a los que se les realizó una OVH presentaron frecuencias cardíacas más altas durante la primera hora en comparación con los valores basales. Este grupo también presentó un mayor nivel de glucosa en sangre, en comparación con los niveles basales y con el grupo sometido a la OVE.

Como era de esperar, la OVH demandó un tiempo quirúrgico mayor, aunque no se apreciaron diferencias significativas en las puntuaciones de dolor entre los grupos. Aun así, las gatas sometidas a la OVH tenían más necesidad de analgesia de rescate en comparación con aquellas a las que se les realizó la OVE. No se observaron complicaciones en ningún animal durante la cirugía ni en los días 7 y 10 posteriores.

Por tanto, los investigadores concluyen que “ambas técnicas quirúrgicas promovieron una intensidad similar de dolor postoperatorio en gatas y no hubo complicaciones a corto plazo durante el período de evaluación”, de manera que se pueden utilizar ambas técnicas para la esterilización quirúrgica, según la preferencia y experiencia del cirujano. No obstante, hay que considerar que las gatas sometidas a OVE no requirieron analgesia de rescate y el tiempo quirúrgico fue más corto.

Artículo anterior Síntomas de rabia en gatos ¿Sabes cuales son y cómo identificarlos?
Siguiente artículo Vacuna antirrábica en perros: ¿protocolo único o diecisiete distintos?

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.

*Este campo es requerido