translation missing: es.general.accessibility.skip_to_content
¿Eres una Veterinaria o Pet Shop?
¡Regístrate y obtén descuentos de mayoreo!
Inicia Aquí
Hipocalcemia en perro: etiología y manejo

Hipocalcemia en perro: etiología y manejo

La hipocalcemia en perro es una alteración relativamente frecuente (9,6%1-16%2 en centros de referencia) con consecuencias potencialmente peligrosas para la vida.

El calcio es un elemento esencial para muchos procesos celulares. Es importante no olvidar que cuando medimos la calcemia en un paciente estamos determinando la concentración de calcio total (tCa). El valor de tCa equivale a la suma del calcio ionizado (iCa), que es la forma de calcio biológicamente activa; el calcio unido a proteínas (pCa); y el calcio en forma de complejos (cCa).

A nivel fisiológico la concentración de iCa viene determinada por la actividad de la hormona paratiroidea (PTH), el calcitriol y la calcitonina:

  • La PTH producida en las glándulas paratiroides aumenta los niveles de calcio, promoviendo su movilización ósea y aumentando la reabsorción a nivel renal, e incrementado la síntesis de calcitriol.
  • A su vez, el calcitriol incrementa la absorción intestinal de calcio y aumenta la reabsorción ósea y renal de calcio. La hipocalcemia estimula la producción de PTH con el consiguiente incremento en los niveles de calcitriol, que a su vez ejercen un mecanismo de retroalimentación negativa sobre la síntesis de PTH.

Causas de hipocalcemia en perro

De modo general se considera que las principales causas de hipocalcemia en perro son: hipoalbuminemia, enfermedad renal crónica, tetania puerperal, daño renal agudo y pancreatitis.

Con menor frecuencia la hipocalcemia puede ser debida a rabdomiolisis, hipoparatiroidismo, intoxicación por etilenglicol, administración de enemas de fosfato o bicarbonato sódico

Por último, se consideran causas raras de hipocalcemia:

  • el error laboratorial, uso de tubos de EDTA para la determinación de la calcemia, infarto de un adenoma paratiroideo, infusión rápida de soluciones a base de fosfatos, infusión de fluidos sin calcio, malabsorción o ayuno severo, hipovitaminosis D, transfusión de sangre, hipomagnesemia, hiperparatiroidismo nutricional secundario y síndrome de lisis tumoral.

Un estudio reciente que evaluó la prevalencia de hipocalcemia en perros atendidos en el Hospital Veterinario de la Universidad de Cornell mostró que las causas más frecuentes de hipocalcemia en perro eran: 

1.-  enfermedad sistémica grave (17,4%), 

2.- daño renal (10,4%) e intoxicaciones (7,5%). 

Cuando solo se consideraban pacientes con hipocalcemia moderada o severa (iCa < 1.00 mmol/L) las causas más frecuentes eran:

1.- hipoparatiroidismo, 

2.- daño renal, 

3.- tetania o 

4.- enfermedad crítica.

Cuadro clínico

Los signos clínicos de hipocalcemia en perro suelen aparecer cuando la concentración de tCa < 7 mg/dl o iCa < 0.8 mmol/L, e incluyen temblores y fasciculaciones musculares, frotamiento facial, calambres, rigidez al andar, agitación, desorientación, hipersensibilidad, agresión y convulsiones.

De modo menos frecuente se describe jadeo, pirexia, letargia, depresión, anorexia, catarata lenticular posterior, poliuria/polidipsia, hipotensión, parada respiratoria y muerte. La hipocalcemia también puede causar alteraciones a nivel cardiovascular que incluyen disminución de la contractibilidad, del gasto cardiaco, y de la resistencia vascular tanto pulmonar como sistémica, hipotensión, prolongación de los intervalos Q-T y S-T, y arritmias ventriculares. 

Diagnóstico

El primer paso en el diagnóstico de la hipocalcemia en perro es confirmar que no se trata de un error de laboratorio o que se hayan usado tubos con EDTA (con anticoagulante) para la determinación (el EDTA quela el calcio), sobre todo cuando los signos clínicos no soportan el diagnóstico.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que normalmente cuando se mide la calcemia se mide calcio total, y las evidencias disponibles muestran que valores en el rango de hipocalcemia al medir tCa no siempre indican hipocalcemia al medir iCa. Por ello, la recomendación actual en el diagnóstico de la hipocalcemia es medir siempre el iCa. 

Aunque en el pasado se recomendaron diversas fórmulas para estimar el tCa corregido a partir de la concentración de proteínas totales o albúmina, estas fórmulas no son válidas para estimar la concentración iCa. Por otra parte es importante recordar que la concentración de iCa en plasma heparinizado o sangre entera puede ser más baja que en suero. Por ello, es importante tratar de usar siempre la misma metodología. Una vez confirmada la presencia de hipocalcemia y para intentar encontrar la causa, se recomienda hacer un hemograma, panel bioquímico completo y urianálisis. Además, y en función de cada caso, puede ser recomendable determinar niveles de PTH, vitamina D, calcitriol y rPPTH.   

Tratamiento de la hipocalcemia en perro

El tratamiento de la hipocalcemia de iCa depende de si se trata de un caso agudo o crónico.

TERAPIA AGUDA

  • Debido a la severidad del cuadro, la terapia aguda generalmente incluye la administración endovenosa lenta de gluconato cálcico al 10% (0,5-1,5 ml/kg o 50-150 mg/kg en 20-30 minutos).
  • El gluconato cálcico puede ser cardiotóxico; por ello, es importante que la administración se haga con control electrocardiográfico, prestando atención a la posible aparición de bradicardia, acortamiento del intervalo Q-T, elevación del segmento S-T o presencia de arritmias.
  • En ese caso debe pararse la infusión durante unos minutos, valorar la evolución, y si es necesario, continuar con una administración más lenta.

TERAPIA EN PACIENTES CRÓNICOS

  • Generalmente los pacientes crónicos reciben terapia oral con compuestos de calcio, derivados de la vitamina D o calcitriol. 

Conclusiones

La toma de decisiones ante un paciente con hipocalcemia dependerá de la severidad de la misma y del cuadro clínico que presente el perro. En pacientes con cuadro clínico compatible e hipocalcemia grave debe administrarse tratamiento con carácter urgente, porque puede incluso peligrar la vida del animal. Por el contrario, en perros asintomáticos y con hipocalcemia leve es preferible realizar un abordaje diagnóstico completo antes de iniciar el tratamiento.

Bibliografía
1. Coady M, Fletcher DJ, Goggs R. (2019). Severity of ionized hypercalcemia and hypocalcemia Is associated with etiology in dogs and cats. Front Vet Sci. 22; 6: 276.
2. Holowaychuk MK. (2013). Hypocalcemia of critical illness in dogs and cats. Vet Clin North Am Small Anim Pract; 43: 1299-1317.
3. Feldman EC. (2015). Hypocalcemia and Primary Hypoparathyroidism.  En: Feldman EC, Nelson RW, Reusch CE, Scot-Moncrieff JCR. (eds). Canine and Feline Endocrinology. 4th ed. Elsevier Saunders: 625-648.
4. de Brito Galvão JF, Schenck PA, Chew DJ. (2017). A quick reference on hypocalcemia. Vet Clin North Am Small Anim Pract; 47: 249-256.
5. Groth EM, Chew DJ, Lulich JP, et al. (2020). Determination of a serum total calcium concentration threshold for accurate prediction of ionized hypercalcemia in dogs with and without hyperphosphatemia. J Vet Intern Med; 34: 74-82. 

.

 

Artículo anterior Hipotiroidismo en perro: síntomas típicos y dagnóstico
Siguiente artículo Electrocardiograma en perro: hallazgos más importantes

Deja un comentario

Los comentarios deben ser aprobados antes de publicarse.

*Este campo es requerido